Antonio Hernández Robles

Quiero agradeceros tanto a los seguidores como a los visitantes el que encontréis este Blog, como una forma de disfrutar del trabajo de campo que lleva a cabo este humilde fotógrafo y naturalista, con ello pretendo mostrar la Vida Salvaje y la Naturaleza que nos rodea, para así aprender a conocerla y a quererla, siendo este medio una manera de acercarnos a ella desde el punto de vista del naturalista, fotógrafo y amante del mundo animal.

Espero que disfrutéis y agradezco mucho la visita y los comentarios que algunos dedicáis a este trabajo.

Gracias.

lunes, 23 de marzo de 2015

LA REINA DE LAS SOMBRAS


   El sol va descendiendo lentamente por el horizonte, mientras yo, me apresuro a recorrer la senda que me llevará al frondoso bosque junto al pequeño arroyo, donde espero como cada noche, acudas sin falta a nuestra cita.
   A la espalda llevo mi pesada mochila con todo el material necesario para grabar tu imagen. Trípodes, flashes, cámara, baterías, disparadores remotos, barrera IR. y un largo etc,  que hacen que al bajar la escarpada ladera, las asas de la mochila se vayan clavando en mis hombros como si de un nudo corredizo que se va apretando cada vez más se tratara. Pero no puedo parar, el tiempo apremia.
   Voy montando todo el equipo meticulosamente. Nada puede fallar, compruebo de nuevo la iluminación, enfoque, encuadre, conexiones; mientras la oscuridad  va devorando los últimos rayos de luz que se filtran entre los pinos.
   Llegan los nervios, no he terminado y quizá tú, ya estés desperezándote en tu cubil.
   Una última comprobación, ningún flash falla, la barrera funciona correctamente, la cámara está preparada.    Me marcho apresurado mientras el día exhala su último aliento, en el tiempo que tardo en recorrer la senda de vuelta.
   No quiero que me veas pero seguro que ya andarás cerca.
   Voy repasando mentalmente todo el montaje, los parámetros de la cámara, cables, disparadores, ¡Seguro que olvidé algo!, pero ya no hay vuelta atrás.
   Llegó tu hora, yo no puedo hacer nada más, solo esperar.
   Las horas pasan lentamente, la noche se me hace eterna, hasta que por fin un tenue rayo de luz se filtra por la rendija de mi ventana.
   No hay tiempo que perder, hay que dejarlo todo como estaba, antes de que los humanos transiten por la zona perturbando la suave tranquilidad del amanecer con sus algarabías, ruido de motores y demás instrumentos para su diversión.
   Conforme voy llegando al lugar, mi corazón se acelera. Repaso las imágenes captadas por la cámara y si...., estás ahí, ¡que bonita!, como cada noche no has faltado a nuestro virtual encuentro.
   Posiblemente solo te veré de está manera, a través de una imagen digital generada por mis aparatos electrónicos, salvo alguna noche que esperando agazapada mi marcha, el relucir de tus ojos te delató. Pude verte entre penumbras como me observabas, para poco después, deslizar tu esbelta silueta pausadamente alrededor del tronco de un gran pino, hasta que por último, tu rayada cola desaparecía en la espesura.
   Estamos condenados a no encontrarnos, cual hechizo de magia negra tu reinas en las sombras, mientras yo necesito claridad para caminar.
   Me marcho a casa contento, otra noche más has sido generosa conmigo, después de unos cuantos años en los que solo durante unos pocos segundos en la noche cerrada pude tenerte cerca, sigues siendo fiel a nuestra cita diaria. Mañana cuando el día llegue a su fin y el reino de las sombras te haga despertar, te prometo que volveré.


PINCHA EN LAS FOTOS PARA VERLAS  A MAYOR TAMAÑO

















14 comentarios:

  1. Olé!!! Pedazo fotones Antonio, menuda pasada, Un abrazo desde Cantabria.
    http://faunacompacta.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Germán, me alegro que te gusten.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Muy buenas Antonio, no quiero pensar el curro que debe llevar esto, de noche y ahí, espera que te espera sea la hora que sea, nunca he practicado esta técnica de alta velocidad, nocturna, pero lo voy a intentar algún día. Te han quedado muy guapas, ademas la jineta está muy vistosa, mi enhorabuena.
    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ernesto, me alegro que te gusten. Si algún día te decides a practicar este tipo de fotografía., te aseguro que te va a enganchar.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Un trabajo de categoría, una luz muy bien medida así como las poses y entorno son fenomenales. Felicitaciones por este trabajo tan fino, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Javier, me alegro que te gusten.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Buenos dias Antonio,
    Hace tiempo que no entraba en tu blog y esta entrada de la gineta no me ha defraudado, como siempre en tu estilo, maravillosas fotos de este esquivo animal.
    Un saludo cordial.
    Carlos Gorbea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carlos por tu visita a mi blog. Me alegra que te gusten las fotos.
      Un saludo.

      Eliminar
  6. A mí también me parecen excelentes, Antonio, incluyendo las poses, :-).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Éric, me alegro que te gusten.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Una preciosidad de fotos y de bichito.
    Toda una delicia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Vicente, me alegro que te gusten.
      Un saludo.

      Eliminar
  8. Madre mía, que diversidad y que calidad. Un trabajo para quitarse el sombrero. Mi mas sincera enhorabuena. Me he agenciado una barrera y estoy empezando en esta disciplina, lo cierto es que trabajos como el tuyo animan mucho a trofundizar en la modalidad. Saludos y gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Domingo, me alegro que te gusten y animo con la barrera, verás que de satisfacciones te da esta modalidad fotográfica.
      Un saludo.

      Eliminar