Antonio Hernández Robles

Quiero agradeceros tanto a los seguidores como a los visitantes el que encontréis este Blog, como una forma de disfrutar del trabajo de campo que lleva a cabo este humilde fotógrafo y naturalista, con ello pretendo mostrar la Vida Salvaje y la Naturaleza que nos rodea, para así aprender a conocerla y a quererla, siendo este medio una manera de acercarnos a ella desde el punto de vista del naturalista, fotógrafo y amante del mundo animal.

Espero que disfrutéis y agradezco mucho la visita y los comentarios que algunos dedicáis a este trabajo.

Gracias.

martes, 3 de enero de 2017

EL SUCIO NEGOCIO DEL LOBO


PINCHA EN LAS FOTOS PARA VERLAS A MAYOR TAMAÑO
La loba
    Pocos animales en la tierra evocan tantas emociones como el lobo. Odiado y venerado a partes iguales, a través de los tiempos, surgieron infinidad de cuentos y leyendas sobre este enigmático animal.
   Así es que mientras en Europa el lobo ha sido temido, vilipendiado y perseguido sin piedad. En muchos cuentos e historias ha sido representado como un villano cruel, astuto y poseedor del mal. ¿Quién no recuerda? “Caperucita roja”, “Los tres cerditos” , “Juan y el lobo” o “El lobo y los siete cabritos”.
   En estos cuentos además de advertir de la ferocidad del lobo, también daban testimonio de su inteligencia y astucia sobrenatural, por lo que con el paso de los años el lobo además de ser un ser temido (principal objetivo de los cuentos hechos para niños) paso a formar parte importante de la mitología y las leyendas, donde además de su ferocidad se evidenciaban otras características positivas y misteriosas que le permitieron ganar muchos admiradores a lo largo de los siglos.
   Más hacia el este, donde las ciudades y pueblos son más pequeños y la imaginación mucho más grandes, las leyendas sobre el lobo adquirieron formas más siniestras con la inclusión en la historia del mito de los hombres lobo. En estas criaturas, la inteligencia bestial del lobo era malvadamente casada con las capacidades funcionales, sociales y mentales de un ser humano,  obligado por una maldición a cambiar de forma durante las noches de luna llena. Los hombres lobo sembraron tanto miedo y mística a su alrededor que todavía hoy pueblan nuestras historias y películas de terror.
   En América, el lobo mantenía un estatus donde primaba la dignidad, el honor y la valentía. Hasta cierto punto, estas maravillosas criaturas realmente “adoptaron” a los nativos americanos con quienes establecieron vínculos muy estrechos. Estos pueblos aceptaron vivir en armonía con el lobo al que consideraban un guía espiritual y un guardián de los misteriosos secretos de la vida.
   Según la leyenda de los nativos americanos, el lobo tenía grandes poderes otorgados a él por el Gran Espíritu. Entre estos maravillosos poderes se encontraba incluso el de transformarse en humano con el fin de ayudar a las personas que estaban en problemas, dando un sentido totalmente opuesto a la creencia europea sobre los hombres lobos. El vocablo Sioux para “lobo” es “Skunkmanitu Tonka, que se traduce como animal de espíritu poderoso que se parece a un perro.”


   Otros cuentos populares  recrean historias de niños humanos siendo criados por lobos. Por ejemplo, la experiencia vivida por Mowgli durante el relato del Libro de la Selva escrito por Rudyard Kipling, un clásico para grandes y chicos de todos los tiempos.
   Pero tal vez el mito clásico más conocido acerca del lobo está en la leyenda de la fundación de Roma, según la cuál el dios Marte se enamoró de Rhea Sílvia, una virgen vestal; de su unión nacieron los gemelos Rómulo y Remo, que fueron introducidos en una cesta y lanzados al río Tíber, del cual los rescataría una loba y los criaría como si fueran sus propios cachorros, hasta el momento en el que el pastor Faústulo los recogería y los dejaría al cuidado de Acca Larentia.  
   Algunos autores apuntan que Acca Larentia pudiera ser en realidad la loba, la palabra latina lupa, designa a un mismo tiempo loba y prostituta.  
    En todo caso, la loba pasó a ser el emblema de Roma, apareciendo en sus monedas y monumentos.  
    Estas historias ponen de relieve el poderoso instinto maternal, la lealtad y los fuertes lazos familiares atribuidos a los lobos, quienes gozaron de una imagen positiva durante la cultura romana. 

Macho alfa

    Cuenta la leyenda, que una noche, la luna bajó a la tierra donde quedó enredada entre las ramas de un árbol. En ese momento se acercó un lobo cautivado por tanta belleza y empezó a acariciarla con su hocico, la luna tan ligera y juguetona decidió jugar toda la noche junto al lobo. Al amanecer ella volvió al firmamento, pero decidió llevarse consigo la sombra de la tierna bestia que la agasajó durante tantas inolvidables horas con el fin de recordárle para siempre y él desde entonces, le aúlla en las noches cuando está llena para pedirle que se la devuelva.




   Actualmente no existe una explicación a esta separación general de opiniones, muchos piensan que tiene algo que ver con la cercanía de los seres humanos y los animales. Los europeos, han vivido en gran parte de su historia en poblados y comunidades mayormente de tipo urbano, por lo que eran mucho menos propensos a haber sido testigos del comportamiento del lobo en su entorno natural. En su lugar, ellos y su ganado fueron víctimas de estos animales que lo único que hacían era tratar de sobrevivir cuando las personas empezaron a invadir su territorio. En las Américas, por su parte, las tríbus y pueblos nativos a menudo vivían muy cercanos a los lobos, compartiendo no sólo sus cotos de caza, sino también sus mismas presas.  Estas culturas siempre trataron a los lobos con respeto, aprendieron a compartir su tierra con estos desde el inicio y comenzaron a tratar de reflejar sus mejores cualidades.




   En la antigüedad el lobo en España habitaba toda la península, hoy día ocupa la parte noroeste de esta y un pequeño reducto en sierra Morena, experimentando una moderada recuperación en los últimos años con una población estimada de unos 1.500 a 2.000 ejemplares. Pero esto no quiere decir que el lobo esté a salvo, baste decir que es la única especie en el planeta cuya caza está autorizada con tan bajo número de individuos.


   A parte de esto la difícil convivencia en las zonas ganaderas, la presión de los cazadores, el furtivismo, la especulación y el fraude que rodean en muchos casos el cobro de indemnizaciones, la mala y en muchos casos partidista gestión de las poblaciones loberas por parte de políticos y las diferentes administraciones y en última instancia la mala praxis del creciente turismo lobero, está poniendo en serio peligro la supervivencia de uno de los más temidos y fascinantes animales de la fauna ibérica.
Distribución geográfica del lobo en la actualidad






   Para muchos ganaderos, el lobo es su peor enemigo, a pesar de que se ha constatado que solo el 1% de los ataques al ganado son producidos por lobos, muchos ataques producidos por perros asilvestrados son atribuidos a los lobos. A parte de esto tienen mucha mayor incidencia las pérdidas por la crisis, la caída de precios o las enfermedades que las producidas por el lobo.
    Ante este panorama, las indemnizaciones por los ataques al ganado deberían compensar de una manera más justa y rápida las pérdidas ocasionadas, pero también promover ayudas para que los ganaderos doten a sus rebaños de medidas de protección obligatoriamente, como perros mastines, vallados etc. ya que la mayoría de los ataques que se producen, son a reses que pastan libres por el campo y sin ninguna protección.
   Luchar contra el fraude en el cobro de dichas indemnizaciones como el detectado por la Unidad Central Operativa de Medio Ambiente, perteneciente al Seprona de la Guardia Civil.
   Dentro de esta operación ya están investigadas —la antigua figura conocida como imputación— 20 personas en Asturias. Se trata de nueve ganaderos y 11 guardas del medio natural, dependientes del Principado, que presuntamente falsificaron expedientes para cobrar ayudas por ataques de lobo simulados. Los guardas forestales son los encargados de certificar que las marcas que aparecen en las reses son de este cánido.
   Las engañifas detectadas pasan, por ejemplo, por la utilización para varios expedientes de una misma fotografía de un ataque real de lobo a una vaca, según detallan fuentes de la investigación. O por la falsificación de firmas de los supuestos afectados.


   Algunos enlaces sobre la noticia: 

http://www.lavanguardia.com/natural/
http://politica.elpais.com/politica/



   Seguir con la caza del lobo o las batidas, bajo mi punto de vista y sin ser un experto solo hace agravar el problema, ya que debido a sus intrincadas relaciones  sociales, el estatus jerárquico de las manadas y su carácter gregario, el debilitamiento o desestructuración  de estas les llevará a buscar presas más fáciles. Pongo unos supuestos:
   1º.- Ante una de las famosas casetas de la muerte una manada compuesta por un macho alfa, una hembra alfa, dos hembras jóvenes y un macho joven ( una manada relativamente grande para lo que es habitual en la península), entran a la carroña puesta por los cazadores para atraerlos. Lógicamente el cazador sin ningún criterio científico abatirá el mejor trofeo para su colección…el macho alfa. Ante la falta de un líder fuerte y experto, la manada incapaz de cazar a los fornidos undulados salvajes, buscará presas más fáciles por lo que se verán obligados a atacar al ganado domestico incapaz de defenderse.
2º.- Mismo caso anterior, se abaten dos de los lobos jóvenes, la manada queda diezmada siendo incapaz de perseguir y abatir a las grandes y rápidas presas salvajes, (recordemos que el lobo es un estratega para la caza), de nuevo encontraran en el ganado presas que no ofrecen resistencia.
3º.- El cazador mata al macho alfa, la manada queda desprotegida ante la intrusión de otros lobos divagantes, estos pugnarán por cubrir a las hembras y al no haber un líder sólido que defienda su manada (en una manada bien estructurada solo el macho alfa y la hembra alfa pueden reproducirse), las dos hembras jóvenes quedarán preñadas. Ese año habrá el doble de cachorros, por lo tanto aumentara el número de lobos y con ello los ataques al ganado.
4º.- El caso de las batidas para mi es más sangrante si cabe, ya que se abate cualquier lobo que se ponga a tiro ¿con que criterio científico?, ninguno.


   A parte de esto batir un área de monte relativamente grande, con perros, batidores etc. en territorio de lobos puede provocar la huída de estos al no sentirse seguros a otros lugares menos apropiados para el sostenimiento de la manada, donde tienen establecidos sus cotos de caza y conocen su territorio, provocando con ello que ataquen al ganado en otros lugares donde no dispongan de recursos alimenticios suficientes de forma natural.




   Por lo tanto la caza “deportiva” del lobo no es la solución, solo es un método de gestión simplista para contentar a unos pocos, que no hará sino aumentar la confrontación social entre los partidarios de su caza y los defensores que luchan por la protección total de la especie.
   Desde mi punto de vista, la caza nunca ha sido una solución para nada, solo un problema añadido a otros factores como pérdida de hábitat, incendios, contaminación, urbanismo, etc. en la conservación del patrimonio Natural y las especies animales.
   Los grandes predadores son raros por definición, elusivos, viven en bajas densidades de forma natural, tienen grandes áreas de campeo y son especies clave para los ecosistemas. Por tanto, no debe ser el hombre quien “regule” sus poblaciones, sino el propio sistema en el que habitan. Es más, tienen mecanismos propios de autocontrol de sus números y densidades, lo cual desmonta argumentos sostenidos por algunos especialistas y divulgadores ambientales acerca de que el ser humano es el que en último término tiene que controlar sus poblaciones para que no se incrementen de forma “exponencial”. La principal causa de mortalidad de los grandes carnívoros es directa o indirectamente el ser humano, incluso en ambientes escasamente humanizados y/o donde gozan de protección legal. En espacios dedicados a la conservación de procesos naturales, como algunos parques nacionales norteamericanos, la causa de mortalidad principal en lobos tiene un origen natural: enfermedades, accidentes durante la caza de ungulados, y especialmente, la mortalidad causada por problemas territoriales entre grupos.
   La caza del lobo, aún permitida en España, es un error para la conservación de biodiversidad. Se trata del único gran carnívoro no protegido de nuestro país. En todos los países de nuestro entorno, como Italia, Portugal y Francia, está protegido y no es una “plaga”.
   Matar lobos debería ser una rarísima excepción, sólo aplicable cuando ganaderos profesionales y con demostrada intención de prevenir ataques sobre sus rebaños se vieran repetidamente afectados y siempre realizada por personal cualificado y bajo estrictos criterios técnicos o científicos.
   Por otra parte está la caza furtiva, los cepos, los lazos de acero y los venenos están prohibidos pero los cazadores furtivos siguen utilizándolos. Se trata de métodos de captura que no son selectivos y por tanto pueden matar a cualquier animal. Las multas han aumentado en los últimos años pero la mayoría de las veces el delito queda impune.
   La mayoría de estos “cazadores”, actúan por pura "xenofobia ambiental",  sustrato sobre el que crece el ímpetu por abatir lobos y que algunos sectores del mundo de la caza, la ganadería y la política se encargan de alimentar.


Lobos asesinados por cazadores furtivos
   Caso es el de las organizaciones agrarias contrarias al animal, como la Asociación de Jóvenes Agricultores (ASAJA), tienen de su lado a la propia ministra de Medio Ambiente. Isabel García Tejerina que ha impulsado una petición a la Comisión Europea para eliminar la protección cinegética del animal y ha llegado a manifestar su compromiso "en la lucha contra el lobo".
   La ministra busca desde hace meses acabar con la protección al sur del Duero, donde el lobo ibérico es una especie estrictamente protegida por la directiva europea Hábitat y la ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad. La Unión Europea le exigió un estudio poblacional y una justificación científica para eliminar la salvaguarda. Fuentes de la Comisión Europea han reiterado en varias ocasiones a el diario.es que la petición oficial, más allá de los anuncios públicos realizados en España por García-Tejerina, "no ha llegado a la Comisaría de Medio Ambiente". 
   Sin embargo, al norte, es decir, en la propia Castilla y León, Galicia, Cantabria, País Vasco, la Rioja y Asturias se puede controlar su población mediante caza “deportiva” o controles “selectivos”.
   Solo entre Castilla y León y Asturias se ha dado permiso a los cazadores para matar a más de 200 lobos. A la hora de dar muerte a esta especie amenazada, Castilla y León se sitúa a la cabeza: desde septiembre hasta febrero ha dado permiso para matar 140 lobos y lleva cinco años dando un cupo similar. En los últimos 20 años, la región ha quintuplicado el número de autorizaciones. Las batidas se subastan.
   Asturias, por su parte, ha permitido a los cazadores que maten cerca de 70 lobos y, al no poder cumplir con el objetivo, ha ampliado la autorización tres meses más. En La Rioja se permite matar tres lobos por manada ¿?, en Cantabria se autoriza uno por cada batida de jabalí.
Así se controla la población de lobo en el Paraíso Natural:

Y estas son las "famosas" casetas de la muerte desde donde se dispara a los lobos y como Lobo Marley actúa contra estas:



   Hay falta de transparencia en el número de lobos que se cazan cada año: ninguna comunidad autónoma reconoce cuántos lobos se matan. Según la estimación de Ecologistas en Acción, más de la mitad de los lobos se cazan de manera ilegal. Para el biólogo Luis Mariano Barrientos, el furtivismo llega a un 73% en el caso de Castilla y León. "Matar un lobo sale impune, no se hace nada para acabar con el furtivismo".


   Theo Oberhuber, responsable de biodiversidad de Ecologistas en Acción denuncia que la permisividad de la Administración está llevando a la "radicalización" de los furtivos. "Hay impunidad porque hay pocas denuncias y multas", señala Oberhuber, que acusa a la administración de jugar al despiste.


   Ni siquiera el turismo creciente de lobos en algunos lugares de nuestra geografía palia la presión cinegética y puede incluso añadir otro factor más de amenaza (directo e indirecto), especialmente cuando se produce en cebaderos artificiales y en lugares de reproducción puntuales que albergan cachorros


   Un negocio que no solo convive con el lobo, sino que le saca partido de manera sostenible en la Sierra de la Culebra, donde se estima que hay hasta 70 lobos. Turistas procedentes de toda España y Europa aportaron 600.000 euros de beneficios frente a los 36.000 que dejaron los trofeos de caza. "El lobo vivo vale mucho más que muerto".
Avistamiento de lobos en la Sierra de La Culebra

Amanecer en La Sierra de La Culebra

Amanecer en La Sierra de la Culebra
   De mi experiencia en la Sierra de la Culebra, donde existen varias empresas de avistamiento de lobos, el ambiente que se respira, tampoco es que sea muy saludable que digamos, con acusaciones sobre métodos no muy éticos para atraer lobos o de no estar dadas de alta en la Seguridad Social. Alguna de estas empresas te “lleva a no ver lobos”, o mejor dicho, los llevas tu en tu vehículo particular, (por lo que dudo que tengan contratado un seguro de responsabilidad civil) a un lugar público lleno de gente que ha ido por libre, para contemplar bajo tu asombro como pululan por la zona lobera, paseantes, celadores de caza, vehículos todo terreno, guardería forestal y todo tipo de fauna de dos patas, para con un poco de suerte observar en la lejanía algún venado o una piara de jabalíes, eso sí con el telescopio compartido que ponen a tu disposición.
   Y no es que no sea consciente de la dificultad de observar al animal más perseguido de nuestra fauna, que lo soy, también se que las probabilidades de observación son muy bajas. Pero cuando te cobran una pasta por un servicio, esperas eso, que te ofrezcan un buen servicio, no solo que se embolsen el dinero sin tan siquiera expedir una factura, lo que seguramente les ahorrará también declarar el IVA correspondiente.


Sierra de La Culebra

Sierra de La Culebra

Sierra de La Culebra
   Otro lugar no exento de polémica (donde están realizadas la mayoría de estas fotos), sería el Centro del Lobo Ibérico, en Robledo de Sanabria donde se intenta concienciar a la sociedad sobre el importante papel que este emblemático animal desempeña para mantener el equilibrio del ecosistema que habita.
   Se trata de un recinto de unas 21 hectáreas, que alberga unas dos manadas  criadas en cautividad y algún lobo rescatado. La verdad es que los terrenos destinados albergar a los lobos son tan amplios que realmente resulta difícil su observación si no es por la ayuda de sus cuidadores que se encargan de acercarlos a los observatorios, mientras te van explicando cosas acerca de la biología y comportamiento de los lobos o la manada.
   Este centro fue objeto de un sabotaje el año pasado por parte unos supuestos “pseudo-ecologistas”, cortando parte del vallado para provocar la huída de los lobos, sin reparar en el tremendo daño que esto puede ocasionar, ya que estos lobos nacidos en cautividad, caso de adentrarse en el territorio de una manada salvaje, inmediatamente serían aniquilados por estos, o cuando tuvieran hambre, incapaces de cazar por si solos al estar troquelados buscarían la cercanía de las personas pudiendo acercarse incluso a algún núcleo urbano con el peligro y la alarma social que esto generaría, incrementándo el número de enemigos del lobo, como si ya no tuviera bastantes.
   Este hecho tuvo como consecuencia final, al encontrase los lobos muy alterados, el ataque por parte de un macho llamado Atila, al biólogo y cuidador Carlos Sanz, que tuvo que ser evacuado en helicóptero con lesiones de consideración.
Carlos Sanz




   A principios de los años 70, Félix Rodríguez de la Fuente consiguió que el lobo ibérico dejara de considerarse "una alimaña" y se le catalogara como 'especie cinegética' o de caza mayor, un gran avance que hoy día me parece inaceptable.
   Asociaciones como Lobo Marley, Ecologistas en Acción, ASCEL, etc. Junto con el apoyo de buena parte de la sociedad, luchan cada día para que se declare al lobo especie protegida en todo el territorio nacional.

   Con este deseo, rememorando las palabras del gran Félix Rodríguez de la Fuente:
"Que el lobo viva donde pueda y donde deba vivir para que en las noches españolas no dejen de escucharse los hermosos aullidos del lobo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada